-¿Por qué no grabas tu programa en el TiVo?
-Se estropeó, estamos viendo la tele en vivo, como animales!

Christine Campbell (The New Adventures of Old Christine)

viernes, 29 de mayo de 2009

Ir a su paso


Sea cual sea la serie que iniciemos, siempre tenemos nuestras dudas sobre cómo será, a veces solo basta un par de nombres famosos en los créditos y se nos quitan, y siempre esa confianza nos hace que nos demos cuenta de que los nombres no son nada, hablo de la rápidez de una serie que te pueda aburrir o entretener.

Casi todas las series tienen su rapidez digamos, no siempre empiezan con toda la carne al asador, hay algunos que aprovechan el piloto solo para presentar a los personajes, alguna cosa importante que posiblemente destacarán en próximos capítulos y nada más (por qué no dejo de pensar en The Mentalist?), pero lo que se podría considerar un craso error para varios, la mayoría lo considera no un piloto espectacular pero si convincente, tal vez veas el episodio de la semana entrante o tal vez no, pero esta dinámica vemos como terriblemente se sigue cumpliendo en los episodios siguientes, es decir, la trama presentada en el primer capítulo avanza poco o nada en unos cuantos episodios, uno se empieza a preocupar y aburrir (¿y yo que diablos hago viendo esto?) cuando de repente te lanzan un episodio súper especial donde las dudas que tenías te mortifican más para repetir con los primeros episodios, para ir ya en el ecuador de la temporada (más o menos) por el camino escogido, tal vez mantendrán la dinámica de cuatro episodios regulares-malos a un buenísimo, o después de un rato de "tontear" se meten de lleno con la trama regular aunque no entiendo muy bien el propósito de esta "estrategia", quiero decir, cuando la serie empieza a mejorar por darle más a la trama o tal vez porque empiezan a tener más calidad sus guiones, ¿son premios para los que aguantan los episodios de desperdicio?.

Los guionistas se guardan lo mejor para el final, en parte es entendible pero no siempre seguro, (y más si no perteneces a la CBS), puede que la gente pueda soportar estos episodios, hay gente que lo haría durante toda la temporada, pero hay otros (una buena parte) que empiezan a dejar las series a medias gracias al poco avance que hay pero lo más injusto es cuando tenemos que tragarnos nuestras palabras y agachar la cabeza cuando la serie empieza a despegar, todos la están viendo y tú anteriormente hablas pestes de ella, pero cuando aguantaste bien "las pruebas" que te ponen la satisfacción es absoluta cuando te das cuenta que el guionista debía de reordenar sus ideas y meterlas en un episodio, pero esto puede ser perjudicial a la vez, tristemente tenemos que ir a su paso, porque hay veces que en la esperanza de esto puedo mejorar se te fue una temporada entera de desperdicio.


Hay casos, la rapidez de la serie puede durar poco, tal vez cuatro episodios nada más (True Blood) en la que los primeros episodios son como pruebas fallidas, otros de más o menos alargada duración como Dollhouse, serie que a pesar de que empieza a despegar hasta el sexto episodio, la serie tiene altibajos hasta su final de temporada (por lo que se ha dicho), o como Fringe que bien entró en materia hasta el episodio 7 después de un piloto aburridísimo y episodios sumamente autoconclusivos. Se me vienen más ejemplos como Supernatural (más o menos como el caso Dollhouse), hay algunas que esto puede durar durante una o dos temporadas Battlestar Galactica (sigo en los primeros episodios de la segunda) o incluso otros como Bones, seriecitos al principio pero cuando le dieron a su vena cómica lo demás fue pan comido, pero por muy que toleremos la lentitud de los guionistas, parece ser que ellos tienen planeado todo y donde no importa lo que opinen aunque esto es un grandísimo riesgo, pero algo es claro; que si necesitan ese período de poco avance, que sea lo menos duradero posible aunque ha habido casos de que empiezan súper bien y se desinfla en un instante, pero de eso hablaremos mañana.

3 comentarios:

satrian dijo...

Es cierto que ciertas series les cuesta arrancar, pero a algunas hasta esos capítulos aparentemente intrascendentes les saco algo.

marguis dijo...

Yo creo que los guionistas tienen una día y luego no saben hacia donde tirar, para cuando lo averiguan ya han pasado unos cuantos capítulos sin pena ni gloria. Algunas series ni eso.
En Fringe ha sido de los flagrante, los primeros eran procedimentales sin nada que ofrecer frente a otras series del mismo corte, luego te das cuenta que no, que son pequeñas piezas de un rompecabezas que al final de temporada se ofrece grandioso.
otras series, con un avance menos espectacular, como Supernatural, se van creciendo poco a poco, sentando bases y casi sin darte cuenta está mirando la cuarta temporada alucinando de lo buena que es la serie.
Odio cuando tienen altibajos, Dollhouse, si no fuera de Joss Whedon la hubiera tirado a la basura... pero por lo que se ve la segunda temporada promete mas desenfreno así que...

dsm dijo...

pues es cierto que Fringe sí dio un salto enorme con respecto a los primeros episodios, pero ahora no lo puedes dejar de ver