-¿Por qué no grabas tu programa en el TiVo?
-Se estropeó, estamos viendo la tele en vivo, como animales!

Christine Campbell (The New Adventures of Old Christine)

domingo, 16 de agosto de 2009

La chocante y constante infelicidad


El otro día estaba viendo Bob Esponja, sí, esa caricatura tan simpática que alguien al menos la ha visto una vez, pues estaba viendo cierto capítulo en el que Calamardo (el calamar malhumorado) da clases de arte a Bob y éste tiene un enorme talento al contrario del maestro, pues eso no es el problema, sino que cuando Calamardo intenta aprovecharse de su talento, Bob Esponja ya no lo tiene y al ver que todos sus sueños de fama y fortuna se ven rotos le da un enorme ataque de ira, se pone a "destruir" su estudio, cuando el comerciante de arte (que creía que el talentoso era Calamardo) llega al estudio se sorprende por el desastre y pregunta ¿quién es responsable de esto?, y una persona que por ahí pasaba le da toda la responsabilidad pero lo que jamás supo Calamardo es que había hecho la obra más importante y magnífica de todo el mar, el David, así que toda la fama y fortuna irían al tipo que responsabilizó, espero no haberlos aburrido pero no podía encontrar otra manera de explicarme, y es que me preguntó, ¿qué manía tienen los guionistas en hacer sufrir a sus personajes?, la verdad ya me resulta cada vez más molesto ver en varias series (casi todas de comedia) que están frente a una gran oportunidad, cómo ganarse 1.000.000 millón de dólares con sólo abrir la puerta, me resulta chocante, por qué no pueden tener suerte por una vez, seré yo que me torturo nada más por ello.

Los guionistas tienen algo raro con la felicidad, ya que si uno está feliz el otro tiene que estar triste, como en el caso del final de la primera temporada de HIMYM, cuando todo parecía arreglarse, vuelven a la triste infelicidad, algo que me molesta realmente, no entiendo por qué tienen que estar siempre tristes o con poca suerte, muchas veces queremos verlos triunfar y eso sí lo hacen del rogar, no sin antes machacarlos como veinte veces antes de su propósito, ¿no siempre sucede que cuando todos están felices alguien viene a echarlo a perder?, tal vez pase en la vida real pero no siempre.


Y a pesar de que con algunos personajes ya estamos más que acostumbrados de su triste vida de perro, lo cierto es que nos preguntamos, cuando por fin dejaran que respiren un poquito de sus propios problemas, porque las veces en las que los vemos felices, nosotros también somos felices solo que con las series resulta lo contrario, la gente que queremos que sea feliz no lo es y la que odiamos más si lo es, aunque no siempre pasa.

Recuerda que estas votaciones acaban este jueves!

6 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Es que muchas series viven precisamente de esto, de la infelicidad de sus personajes, porque viendo los derroteros de Nancy no veo que pueda acabar feliz, y como ella muchos.

SAludos!

dsm dijo...

pues es una pena, la verdad me gustaria qe Nancy por fin sea feliz

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Bueno la anécdota de Bob Espona a mí me parece genial. Pero es cierto que hay guionistas que parecen deleitarse con el sufrimiento de sus personajes. En cine, González Iñárritu o Guillermo Arriaga serían dos grandes ejemplos

dsm dijo...

pues en películas es diferente porque en las series los traen en friega por un gran número de episodios, en las películas los vemos sufrir por una hora y media máximo... que bueno q no te aburri con la anecdota

torpe dama dijo...

Qué gracia lo de Bob Esponja, a mí también me ha llamado la atención alguna vez lo triste del pobre Calamardo.

De todas formas, si en las series los personajes fueran felices y comieran perdices, nos quedaríamos sin argumento. Nos gusta verlos sufrir con la esperanza de que algún día terminen bien... ¿No?

dsm dijo...

pues si creo que sin fueran todos felices sería bastante aburrido pero no entiendo porque siempre hasta el final tenemos que ver a nuestros personajes favoritos felices, con que no los fregaran tanto y en cada episodio sería mejor